Radio Claridad, la radio que crece…

LOS LÍDERES DEL PACÍFICO SE PREOCUPAN POR EL IMPACTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN SUS SISTEMAS y SEGURIDAD ALIMENTARIA

fao lideres pacífico

El cambio climático es una alarmante amenaza para los sistemas alimentarios y la seguridad alimentaria en las islas del Pacífico, advirtieron hoy líderes de nueve pequeños estados insulares en desarrollo (PEID) y representantes de organismos regionales de desarrollo además de Nueva Zelanda y Australia en una reunión presidida por el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

La reunión se celebró justo antes de la participación de los líderes del Pacífico en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima COP23 en Bonn, y culminó con una declaración conjunta de los líderes, un llamamiento a la acción que llevarán a la COP23.

En ella, los líderes del Pacífico exhortan a todos los países a “superar los compromisos anteriores y a redoblar esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales para reducir el impacto adverso sobre la seguridad alimentaria y la nutrición, los hábitats costeros y los medios de subsistencia de quienes dependen de los océanos”.

El límite de 1,5 grados permitirá “un cambio más grande en el mantenimiento de medios de vida resilientes y la promoción de alianzas para el desarrollo sostenible en las Islas del Pacífico”, afirma el comunicado.

Aumento de las enfermedades no transmisibles en la región del Pacífico

El grupo también expresó su preocupación por el efecto negativo de la desnutrición que se manifiesta en la creciente incidencia de enfermedades no transmisibles, que son ya responsables del 75 por ciento de las muertes de adultos en el Pacífico, y pidió “acciones más proactivas e integradas para promover políticas para hacer frente a los desafíos relacionados con la inseguridad alimentaria”, especialmente en temas relacionados con la obesidad, el retraso del crecimiento y las enfermedades no transmisibles”.

Los líderes reconocieron la importancia del Programa de Acción Mundial sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición en los PEID de la FAO y sus socios, que recomienda medidas a nivel mundial, regional, nacional y local para avanzar en la seguridad alimentaria y la nutrición, y solicitó su aprobación e implementación inmediata.

Los estados insulares del Pacífico son altamente dependientes de sus océanos para su sustento y seguridad alimentaria. Sus líderes reiteraron su preocupación sobre la degradación de los ecosistemas, y exhortaron a la comunidad internacional a que ayude en la utilización sostenible de los sectores pesquero y acuícola en beneficio de los pequeños estados.

Las islas del Pacífico se encuentran entre las naciones más vulnerables al cambio climático del mundo. Las sequías, las mareas altas extremas, los vientos violentos y las marejadas plantean riesgos importantes para esas pequeñas naciones insulares y minan sus esfuerzos para lograr un desarrollo sostenible.

Para muchas islas, el impacto del cambio climático – que incluye, en algunos casos, la pérdida de territorio- representa la amenaza más grave para su supervivencia y su viabilidad.

La FAO se compromete a apoyar a las Islas del Pacífico y a mejorar la vida de las poblaciones rurales y costeras

En su discurso de apertura, Graziano da Silva compartió las preocupaciones de los líderes del Pacífico sobre el impacto negativo del cambio climático en la seguridad alimentaria y la nutrición y su papel en la doble carga de malnutrición y alarmantes niveles de sobrepeso y obesidad.
“Están ustedes sufriendo el efecto del cambio climático que no han causado y del que no son responsables”, dijo el Director General de la FAO.

“Esto es lo que les ofrece la FAO: apoyo para que puedan afrontar el cambio climático; ampliar el cultivo de productos locales visto que importan cada vez más alimentos”, afirmó.

“La obesidad es también un gran problema, una epidemia que debemos abordar. Junto a socios como la OMS promovemos la incorporación de alimentos saludables y frescos: frutas, verduras y pescado en lugar de alimentos procesados. También promovemos la producción de productos locales, como la el fruto del árbol del pan, para lo que tenemos un programa piloto en las Islas Marshall, Samoa, Nauru, y queremos ampliarlo y multiplicarlo”, agregó.

Coincidiendo con la celebración del Día de los Océanos en la COP23, Graziano da Silva también destacó la importancia del Acuerdo de las Medidas del Estado Rector del Puerto de la FAO (PSMA, por sus siglas en inglés), “la principal herramienta con la que cuent ala comunidad internacional para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”, dijo instando a todos los estados insulares del Pacífico a adherirse al acuerdo.

“Los suyos son países con más agua y recursos naturales a preservar que cualquier otra región. Por eso el Acuerdo de las Medidas del Estado Rector del Puerto es importante. La FAO se compromete a ayudarles a implementarlo y a evaluarlo. Podemos proporcionarles asistencia en sus legislaciones nacionales, capacitación, y fondos para ponerlo en marcha. No podremos salvaguardar nuestros ecosistemas marinos si no combatimos la pesca ilegal”, dijo Graziano da Silva.

Entre los participantes en la reunión de alto nivel en la FAO de dirigentes del Pacífico se encuentran:

• José Graziano da Silva, Director General, FAO
• Baron Waqa, Presidente, República de Nauru
• Hilda Heine, Presidenta, República de las Islas Marshall
• Yosiwo P. George, Vicepresidente, Estados Federados de Micronesia
• Henry Puna, Primer Ministro, Islas Cook
• Charlot Salwai Tabimasmas, Primer Ministro, República de Vanuatu
• Fiame Naomi Mataafa, Viceprimera Ministra, Samoa
• Joshua Kalinoe, Enviado Especial del Primer Ministro, Papúa Nueva Guinea
• James Shaw, Ministro para el Cambio Climático, Nueva Zelanda
• Aupito William Sio, Ministro para los Pueblos del Pacífico, Nueva Zelanda
• Édouard Fritch, Presidente, Polinesia Francesa
• Colin Tukuitonga, Director General, Secretaría de la Comunidad del Pacífico
• Dame Meg Taylor, Secretaria General, Foro de las Islas del Pacífico
• James Movick, Director General, Agencia de Pesca

EL PAPA FRANCISCO ADVIERTE QUE LAS VERDADERAS PRIORIDADES QUEDAN RELEGADAS POR EL GASTO NUCLEAR
fao Papa gAsto nuclear
El Papa Francisco advirtió hoy que las prioridades reales a las que se enfrenta la humanidad, incluida la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz, la realización de proyectos educativos, ecológicos y de salud, y el desarrollo de los derechos humanos, quedan relegadas a un segundo lugar como resultado de los gastos en los que incurren las naciones en la escalada de la carrera armamentística.

“Las armas de destrucción masiva, particularmente las armas nucleares, no crean nada más que una falsa sensación de seguridad. No pueden constituir la base para la coexistencia pacífica entre los miembros de la familia humana, que debe inspirarse en una ética de solidaridad”, dijo el pontífice a los participantes del Simposio internacional Perspectivas para un mundo libre de armas nucleares y para el desarme integral.

Los participantes en el evento global sobre desarme atómico incluyen 11 premios Nobel de la Paz, algunos de los cuales forman parte de la Alianza de la FAO con Premios Nobel de la Paz, un nuevo grupo que aborda el doble problema del hambre y la violencia en el trabajo continuo para promover el desarrollo sostenible y la resiliencia el mundo. Incluye a los premios Nobel Oscar Arias Sánchez, Tawakkol Karman, Betty Williams y Muhammad Yunus.

La paz es imposible sin seguridad alimentaria, y no habrá seguridad alimentaria sin paz

“Librar al mundo del hambre es esencial si queremos construir una paz duradera”, dijo el Director de Comunicación de la FAO, Enrique Yeves, en su introducción a la sesión “Perspectivas para el Desarme Integral”.

Tras haber disminuido constantemente durante más de una década, el hambre mundial está aumentando de nuevo, afectando a 815 millones de personas en 2016, o el 11 por ciento de la población mundial. Al mismo tiempo, múltiples formas de desnutrición amenazan la salud de millones de personas en todo el mundo.

El aumento – 38 millones de personas más que el año anterior – se debe en gran parte a la proliferación de conflictos violentos y del impacto relacionado con el clima, según la FAO.

Las zonas rurales y sus poblaciones continúan siendo las más afectadas por los conflictos, ya que los ataques a las comunidades agrícolas socavan los medios de vida rurales y desplazan a las personas de sus hogares

“Así como el conflicto lleva al hambre, el hambre también puede llevar al conflicto”, dijo Yeves, y señaló que la paz es un requisito previo para lograr la seguridad alimentaria y poner fin a este “círculo vicioso”.

Explicó que hoy en día se ha obligado a más personas a huir de sus hogares que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial, ya que el conflicto está forzando a las personas a abandonar sus hogares y sus medios de subsistencia. “A nivel mundial, ahora hay alrededor de 64 millones de personas desplazadas forzosamente por el conflicto y la persecución”, dijo.

El Director de Comunicación de la FAO también advirtió que el conflicto ha conducido al noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen al borde de la hambruna y ha provocado una aguda inseguridad alimentaria también en Burundi, Iraq y otros lugares.

Señaló que 489 millones de los 815 millones de personas que viven en situación de inseguridad alimentaria y malnutrición viven en países afectados por conflictos.

La agricultura es parte de la solución

Dado que más del 75 por ciento de los pobres y de personas que pasan hambre del mundo dependen de la agricultura y de medios de vida basados en los recursos naturales, en situaciones de conflicto la agricultura y la seguridad alimentaria pueden ser el instrumento para revitalizar los hogares y las comunidades afectados, unir a las personas e impulsar la recuperación.

“La combinación correcta de ayuda humanitaria y desarrollo rural puede sentar las bases para la reconstrucción de los medios de vida”, añadió.
.
LAS DIETAS INADECUADAS Y LOS SISTEMAS ALIMENTARIOS DEFICIENTES SON UNA AMENAZA CRECIENTE PARA LA NUTRICIÓN EN ASIA Y EL PACÍFICO.

La región de Asia y el Pacífico -donde vive la mayoría de las personas subalimentadas del planeta- necesita medidas urgentes para mejorar la dieta de la población y reorganizar sus sistemas alimentarios, que son fundamentales para suministrar alimentos saludables y nutritivos, según advirtió hoy la FAO.

Según las conclusiones del informe de la FAO sobre el Panorama regional de la seguridad alimentaria y la nutrición 2017, existe una necesidad apremiante de hacer frente a la malnutrición y al mismo tiempo seguir promoviendo o el consumo de alimentos más saludables y frenar el aumento del consumo de aquellos menos sanos.

Además de nuevas inversiones en agricultura, el informe subraya igualmente la necesidad imperiosa de aumentar las inversiones en otras áreas para combatir la malnutrición, como mejoras en el saneamiento y en el acceso al agua potable, mejorar las dietas durante los primeros mil días de vida de los niños y políticas e incentivos para aumentar el consumo de alimentos variados y ricos en nutrientes.

Si bien millones de personas en la región de Asia y el Pacífico han visto mejorar su seguridad alimentaria, el hambre y la malnutrición parecen aumentar en algunas áreas, advierte el informe: las últimas cifras indican que cerca de 500 millones de personas padecen subalimentación en esta región.

La situación es especialmente alarmante para los niños menores de cinco años, ya que en general uno de cada cuatro sufre retraso en el crecimiento. Sin embargo, el informe revela también que durante los últimos 15 años ha ido aumentando la obesidad, con “incrementos notables” en la prevalencia de niños con sobrepeso, en particular en Asia meridional (del 3 al 7 por ciento) y en Oceanía (del 5 por ciento a casi el 10 por ciento).

Organismos de la ONU, responsables de las políticas y sector privado aúnan esfuerzos

Las conclusiones del informe fueron presentadas hoy en Bangkok en el Simposio de Asia y el Pacífico sobre sistemas alimentarios sostenibles para dietas saludables y una nutrición mejorada. El evento ha reunido a unos 250 parlamentarios, responsables de políticas, académicos, investigadores y estudiantes, junto a representantes de la sociedad civil, del sector privado y socios de desarrollo de países de la región y de otras partes del mundo.

Los expertos tienen previsto debatir políticas y programas que pueden permitir una mejor producción, procesado y distribución de alimentos, así como formas más efectivas de promover una mejor nutrición y dietas más sanas. El simposio ha sido convocado por la FAO en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF y el Banco Mundial.

El evento fue inaugurado por la Embajadora especial de Buena Voluntad de la FAO para el Hambre Cero en la región, S.A.R. la Princesa Maha Chakri Sirindhorn, de Tailandia, quien pidió a los participantes que trabajen juntos para encontrar soluciones. “El mundo se ha comprometido a lograr el Hambre Cero y a mejorar la nutrición como un resultado clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030. Debemos intentar mejorar nuestros sistemas actuales de producción y los patrones de consumo, y fijar una línea de acción”.

El informe de la FAO incluye también de forma destacada un llamamiento hacia mayores innovaciones para frenar la pérdida y el desperdicio de alimentos, de manera que resulte rentable, algo que podría además jugar un papel importante en la mejora de los sistemas alimentarios en general.

El Hambre Cero para 2030 sigue al alcance

Aunque la prevalencia del hambre ha aumentado en algunas zonas de la región, la meta para 2030 está aún al alcance. Pero se necesitarán más inversiones para mejorar los sistemas alimentarios en toda la región, una petición que de nuevo se volvió a escuchar en la apertura del simposio regional.

“Una nutrición adecuada depende de concienciar sobre los alimentos y las opciones saludables, así como de sistemas eficientes, asequibles y sostenibles para suministrar esos alimentos”, señaló Kundhavi Kadiresan, Subdirector General de la FAO y Representante Regional para Asia y el Pacífico. “Si queremos alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible del Hambre Cero en esta región –añadió-, debemos invertir para mejorar nuestros sistemas alimentarios y juntar nuestros conocimientos y recursos frente a los actuales retos que nos plantean la alimentación y la nutrición”.

Decenio de Acción de la ONU sobre la Nutrición

El simposio se incluye dentro del Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición 2016-2025, que busca aumentar las inversiones y las medidas para mejorar las dietas y la nutrición de la población. Durante dos días, los participantes eximan las innovaciones recientes y las últimas investigaciones en nutrición y sistemas alimentarios de esta región, así como del resto del mundo.

El objetivo es discutir acciones concretas que den como resultado una producción, procesado y distribución de alimentos de mayor calidad y más eficiente, además de dietas saludables y sostenibles.

Para lograr esos objetivos, los participantes trabajan para activar asociaciones y redes regionales y globales que promuevan la agricultura sensible a la nutrición. El foro de Asia y el Pacífico es uno de los cinco simposios regionales que pretender aplicar los resultados del Simposio internacional sobre sistemas alimentarios sostenibles y dietas saludables celebrado el pasado diciembre en Roma.